Saltar al contenido

La mejor herramienta para proteger tu salud

El deporte es salud. Lo ha sido, lo es y lo será. Que los médicos en diferentes países recomienden cada día más hacer ejercicio como ‘medicamento’ es una señal inequívoca de que, la gran mayoría, lo ha dejado de lado. 

Ante una ola de calor no es fácil, pero si pensamos a nivel general, debemos tener en el horizonte que practicar ejercicio, por mínimo que sea, debe ser algo fundamental en nuestra vida. Como beber agua, como salir a pasear, como estar en contacto con la naturaleza. 

Ejercicio físico: la mejor herramienta para proteger la salud

Según el doctor Javier Cortés, Jefe de la Unidad de Cáncer de Mama de IOB Institute of Oncology Madrid y Barcelona, y líder mundial en investigación oncológica, “el ejercicio físico en pacientes oncológicos tiene múltiples beneficios, tales como el aumento de la funcionalidad del paciente, la mejora de su calidad de vida y de sus horas de sueño, y la disminución de la ansiedad. Asimismo hemos comprobado cómo el ejercicio físico mejora la tolerancia a los tratamientos de los pacientes oncológicos y disminuye la fatiga crónica. En algunos tipos tumorales como el cáncer de mama o colon la evidencia apunta a que incluso podría disminuir el riesgo de recaída”.

En esta línea, la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM) ha elaborado un documento guía sobre ejercicio aplicado a pacientes oncológicos y la American College for Sports Medicine (ACSM) y la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomiendan al menos 150 minutos a la semana de ejercicio físico moderado y al menos 2 sesiones de ejercicio de tonificación que incluya a los grandes grupos musculares.

Más ejercicio, menor riesgo cáncer

Preguntado al respecto, el doctor Javier Román, Director Médico Asistencial IOB Institute of Oncology Madrid, nos aclara que “un estudio recientemente publicado por la prestigiosa revista médica British Medical Journal (BMJ) en el que participaron cerca de 480.000 estadounidenses, demuestra que aquellas personas que realizan ejercicio físico aeróbico y de fuerza de una manera regular, presentan una disminución del riesgo de muerte por cualquier causa de un 40%, incluyendo una disminución en el riesgo de fallecer por cáncer. La evidencia es aún mayor con respecto a la disminución del riesgo de padecer cáncer de mama, colon, endometrio o hígado”.

Si el ejercicio físico es altamente recomendado en la población general, en el paciente que tiene o ha tenido cáncer es extremadamente importante. Desafortunadamente, una de las barreras que se encuentran los pacientes es la falta de especialización.

Alfonso Cortés, Oncólogo Médico del Hospital Universitario Ramón y Cajal y co-fundador de ONCARE, único centro de bienestar y recuperación para pacientes oncológicos liderado por oncólogos médicos, lo tiene claro; “el ejercicio físico es beneficioso pero ha de ser supervisado por personal altamente cualificado” y añade que “deberíamos recomendar más ejercicio físico. Si se tratase de un fármaco, todos los oncólogos lo pautaríamos”. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: